Añadir a la agenda del viajero
EL ROMÁNICO DEL RÍO ESGUEVA
Linea
Foto
Ampliar
 
Foto
Ampliar
Tomando desde Aranda la dirección norte llegaremos a Gumiel de Izán, pueblo que ha mantenido parte de su caserío medieval de casas de adobe y piedra y vigas de madera. El centro de Gumiel de Izán está presidido por su majestuosa iglesia mayor. Construida entre los años 1486 y 1490 bajo la advocación de Santa María. Su portada barroca es un portento de decoración. También destaca el retablo de su capilla mayor. Dividido en cuatro cuerpos con cinco calles representan distintas escenas de la vida y pasión de Cristo.

Desde Gumiel de Izán se debe coger el valle del río Esgueva. Una estrecha carretera nos conducirá por algunos pequeños pueblos castellanos que poseen interesantísimas iglesias románicas, como Oquillas, Bahabón de Esgueva, Santibáñez de Esgueva, Cabañes de Esgueva, Pinillos de Esgueva o Terradillos de Esgueva. Desde este pueblo podemos tomar una pequeña carretera que nos conducirá a Sotillo de la Ribera, pueblo en el que además de arte, el vino y queso han tomado carta de naturaleza. En Sotillo es necesario pasear por sus estrechas calles y acercarse a la iglesia barroca cuya fachada es obra del arquitecto Domingo de Ondategui o acercarse hasta la llamada Casa Grande.

Pasando por Gumiel de Mercado (con sus iglesias de Santa María y San Pedro) y por la finca de la Ventosilla, con su magnífico retablo renacentista y la antigua casa de campo del duque de Lerma (hoy residencia de la bodega Real Sitio de Ventosilla), llegaremos a La Aguilera, en donde se encuentra el Santuario de San Pedro Regalado.