Añadir a la agenda del viajero
POR TIERRAS DE ROA
Linea
Foto
Ampliar
 
Foto
Ampliar
Desde Aranda, saliendo por la C-619 llegaremos a La Horra, un pequeño municipio que acoge el recién inaugurado Parque de la Lana. Un espacio dedicado al mundo de la ganadería ovina que pretende ser un espacio de formación y difusión de este tipo de ganadería de la que la oveja churra es su principal referente.

Desde La Horra pasaremos a Roa, el segundo municipio en habitantes de la comarca. Roa tiene en sus anales una rica historia. Las excavaciones denotan un asentamiento pre-romano al que siguen restos romanos y medievales. Son escasos los vestigios de Roa como ciudad amurallada. Tampoco existen restos de su antiguo castillo. El siglo XIX fue especialmente perjudicial para los monumentos artísticos de la villa.

Los incendios, saqueos, la guerra contra los franceses y las luchas entre los bandos carlistas y cristinos han hecho desaparecer buena parte de su legado monumental. De aquella época queda el recuerdo del "Empecinado" ajusticiado en 1825 y hoy recordado en un monumento. Las visitas al Centro Arqueológico (Oficina de Turismo) y a la Colegiata completarán la estancia del visitante en Roa que no deberá de olvidarse de completar su estancia en Roa sin una visita al majestuoso mirador del Espolón.

De regreso, el camino se puede hacer por Haza, municipio encumbrado en un pequeño páramo en el que asoman sus semi-derruidos lienzos. Haza fue uno de los primeros enclaves fortificados de la reconquista, cabeza de Comunidad de Villa y Tierra, arciprestazgo y localidad de origen de Santa Juana de Haza, madre de Santo Domingo de Guzmán. El caserío de Haza se encuentra muy deteriorado pero se vislumbra aún su indudable belleza, especialmente junto a su primitiva iglesia. La mejor vista de Haza es la que se observa desde las frondosas riberas del río Riaza, pasando por Fuentecén y Adrada de Haza.